No es la primera vez que recurrimos a los palés para reciclarlos y convertirlos en muebles de lo más originales. Una de las ventajas es que si los compras, son baratos y con un poco de suerte, puedes conseguirlos de manera totalmente gratuita.

En este caso, acabo de descubrir una idea muy original para darles una nueva vida a los palés viejos. Se trata de darles una mano de pintura en color blanco y colocarlos en un rincón del jardín o del porche. Después, solo hacen falta un par de cojines de espuma, igual que los que se usan encima de las tumbonas, puesto que con el palé ya tenemos la base:

Después, la idea es forrar con una tela de colores alegres la espuma, y colocarla encima del palé, a modo de tumbona. Fácil, económico e ideal para disfrutar de las tardes al sol.

¿Se puede pedir más?

Vía| Re-nest

También te puede interesar:  Palés, también para la pared