Al ver la fotografía se me ha ocurrido que sería muy agradable vestir una de las paredes de nuestra casa con diferentes colores, del mismo modo que podríamos poner solo papel o ladrillo o piedra o pinturas.

Podemos tomar los colores en contraste o armónicos; incluso basarnos en la escala cromática del arco iris e ir completando tanto en vertical como en horizontal espacios equidistantes con la forma que más os guste.

La fotografía muestra rectángulos enmarcados en blanco, pero bien podrían ser cuadrados, elipses, pentágonos, o cualquier otra figura.

Un besito, Mury

También te puede interesar:  Una bonita lámpara con materiales reciclados