Vemos en los documentales, sobre el futuro de la domótica, cómo nuestras paredes puede cambiar con solo el pensamiento o apretando un botón como siempre. Nuestras paredes serán inmensas pantallas donde recrear los ambientes que más nos estimulen, campo, playa, …

Hasta que eso llegue, te ofrezco una alternativa, más rustica, pero igual de efectiva. Cambiar nuestra pared según el estado de ánimo en el que nos encontremos o según la estación; incluso para una fiesta o una visita formal.

¿Como?, bueno hay un panel que podemos colocar en las paredes con una fila de triágulos. En cada cara tiene un color. Según giras los triángulo puedes realizar una composición y obtener diferentes motivos.

Fuente: decoesfera.com

Mury, un beso

También te puede interesar:  La piedra, belleza cromática