Una sala de trabajo en los años ’50

Me pongo a pensar en la España de los años cincuenta y lo que me viene a la mente son los hombres con sombrero, los niños con ropas diminutas, los niños con pantalones cortos y unos muebles horrorosos.

                                          

 

 

 

 

Lo que menos me podía imaginar es que ya existieran despachos modernos en los que cada una de los trabajadores tuvieran su propio espacio con mesas en L  tan parecidos a los de ahora. Solo tienes que sustituir la antigua máquina de escribir por un actual portátil y ¡tachan! cualquier oficina actual.

Los muebles son diseño de Manuel Barbero para la empresa Artema en el año 1953  para el Instituto Eduardo Torroja

No se, una cree que ciertas cosas pertenecen a tiempos más cercanos y cuando veo diseños como los de las imágenes, no puedo entender esos muebles tan horribles frente a la modernidad tan actual que se escondía en algunos edificios de los años ’50.

 

También te puede interesar:  Estilo rústico en la decoración de tu casa