Una de las cosas que más me gusta de los muebles de diseño es que no tienen limitaciones. Puedes encontrar casi de todo, sin limitaciones de forma, de estilo… Es el caso, por ejemplo, de esta tumbona, que tiene un aire de lo más original.

Eso sí, si quieres utilizarla, necesitarás tener siempre cerca una pared. Y es que  como ves, para que se pueda sujetar y puedas sentarte, es necesario apoyarla en la pared. Por cierto, se trata de un diseño de Bernhard Burkhard.

Tiene pinta de ser bastante cómoda, pero… ¿te fiarías tú de sentarte en una tumbona como esta? Yo, lo reconozco, tengo mis dudas… ;-)

Vía| Like cool

También te puede interesar:  Hoy toca sillas