Al llegar el invierno es fundamental darle un correcto uso de la calefacción, hoy te daremos algunos consejos para que, independientemente el método que uses para calefaccionar los ambientes, puedas sacarle el máximo provecho posible.

Usar elementos para calefaccionar las estancias genera un gasto energético superior el que incrementará la factura de electricidad, combustible o gas. Es muy importante que se llegue a optimizar la calefacción y evitar desperdiciar el calor de la vivienda.

Uso de la calefaccion
Fuente: Primodario

Uno de los puntos más importantes a la hora de sacarle provecho al sistema de calefacción es el tamaño de la casa y su orientación, así se sabrá en que sitios colocar los radiadores u otros medios de calefacción. Si tienes dudas al respecto recuerda consultar con un profesional.

En muchas habitaciones será necesario que se refuerce la calefacción, especialmente en los sitios donde se vaya a pasar más tiempo y se deberá disminuir en las habitaciones que no usemos frecuentemente.

Los expertos en la materia aconsejan que la temperatura ideal es cercana a los 20 grados, la misma podrá ser regulada mediante un termostato. No será necesario que se use una temperatura superior ya que supondrá un gasto de energía que se reflejará en las facturas.

Por la noche, si es muy fría y no podemos apagar la calefacción, se deberá bajar a unos 15 grados. Así se podrá mantener el calor de las habitaciones sin consumir mucha energía.

Otra buena medida para optimizar la calefacción es aislar las puertas y ventanas. Así se evitará las corrientes de aire.

Las cortinas gruesas son una buena medida para evitar que las habitaciones pierdan su calor por las ventanas. Las mejores son las cortinas que tienen un forro térmico, además de ser efectivas son relativamente económicas. Cuanto más grueso sea el material aislante mucho mejor. Si no quieres colocare cortinas nuevas podrás cubrir las que tienes con polar.

También te puede interesar:  Tipos de calefacción (parte 2)