Uno de los materiales que pueden ser usados a la hora de aislar tus paredes es el friso. Recordemos que el friso es un revestimiento considerado como decorativo que puede darle un estilo único a tus ambientes. Pero hoy queremos referirnos al uso del friso como una alternativa para aislar las habitaciones acústicamente y térmicamente.

Piensa que una casa que está mal aislada puede llegar a gastar entre 20 y 25 por ciento más de energía por las paredes. Este problema afortunadamente tiene una solución económica, gracias al friso además de tener tu casas correctamente aislada le darán un toque decorativo.

Uso del friso
Fuente: Lara RT

El punto clave se vincula con la resistencia térmica, se debería evaluar el espesor y la conductividad para así conseguir un grado de aislamiento que brinda este material, o sea, se deberá tener presente la capacidad que tiene para evitar el paso del frío o del calor. Cuanta mayor sea la resistencia mayor será su aislamiento.

Desde el 1 de junio del 2013 la normativa española establece diferentes categorías de certificación dentro de la Eficiencia energética para los edificios, locales y viviendas. A partir de ese momento se ha creado una escala de siete grados desde el A hasta el G, el A corresponde a los mejores aislamientos. Dentro de esta escala es fundamental la eficiencia en la calefacción, aislamiento, depuración de las aguas.

Si se busca mejorar la eficiencia energética de esta vivienda se tendrá que aislar las paredes que dan al exterior con un producto que permita generar un 25 por ciento de ahorro en climatización.

También te puede interesar:  Uso del PVC en paredes

Si vas usar el friso debajo tendrás que colocar un material aislante que sea ligero y fácil de montar. Trata de elegir uno que se pueda grapar y que no tenga un espesor superior a los 12 milímetros.

Para colocarlo sobre la pared deberás unir los solapes con una cinta de aluminio para que no se provoque puentes térmicos. Cuando el aislante está colocado y correctamente unido se cubrirá usando el friso. Lo primero que se colocará serán los rastreles y sobre ellos las láminas de friso.

La ventaja de usar las lamas es facilitar la instalación. En todo el friso instalado se deberán colocar remates.

Compartir
Artículo anteriorDecorar la nevera con vinilos
Artículo siguiente5 Ideas para decorar marcos rústicos
Mi nombre es Leticia del Pino. Soy Licenciada en Publicidad y trabajo como Editora de Contenido desde hace varios años. En este blog podrás encontrar mucha información acerca de cómo decorar correctamente las tus estancias. Verás como el desafío de obtener buenos resultados no es tan complicado como parece