Cuando tienes hijos pequeños pero tu casa no es lo suficientemente grande para que tenga habitaciones individuales hay que buscar soluciones. A veces hay que agudizar el ingenio y jugar un poco al tetris para que los dormitorios de los niños no queden demasiado saturados. Hoy te proponemos algunas ideas para colocar las camas y aprovechar muy bien el espacio.

Si tienes un estudio o un lugar en el que los niños puedan hacer sus deberes con tranquilidad, no necesitarás pensarlo  mucho. Puedes poner las dos camas en paralelo y decorarlo con colores claros o pastel para que parezca más grande. Podrás aprovechar elementos de almacenaje como canapés huecos o baldas en las paredes para guardar lo que quieras. Las camas en L también pueden ser una buena opción, ganando espacio al centro de la habitación. Pueden ser una buena opción para niños pequeños: tendrán un lugar de juego en su propio dormitorio.

Las literas suelen ser una buena opción en estos casos. Puedes optar por la clásica en la que una cama va debajo de la otra, o bien por diseños más atrevidos. Por ejemplo, una litera en L, como te mostramos en la galería, donde aprovechar el hueco libre que deja la cama de abajo como lugar para colocar la mesita de noche o incluso un pequeño armario.

Un diseño muy curioso es el de las conocidas como “literas en tren“. Aunque van una encima de la otra, en paralelo, la de abajo sobresale por los pies, dejando un amplio hueco de almacenaje. También puedes poner ahí el escritorio, ganándole un gran espacio a la habitación. Puedes verlo en la foto principal.

También te puede interesar:  Cómo decorar tu habitación universitaria (II)

Por último, si tu familia es más numerosa, puedes jugar con las literas corridas. Como puedes ver en la galería, no son más que dos literas seguidas, una al lado de la otra. Así puedes lograr que cuatro niños duerman en el lugar en el que antes cabrían dos camas.

Fuente: MiCasa