Existen una gran variedad de murales artísticos que puedes usar para decorar las paredes de tu hogar o de tu sitio de trabajo. Entre las alternativas encontraremos imágenes adheridas o dibujadas con diseños muy bonitos y llamativos.

Tengamos presente que el arte mural se vincula directamente con la arquitectura. En sus comienzos la técnica de la pintura mural renacentista era el fresco y existían variantes como el medio fresco o una técnica en seco bastante particular para la época. En esa época era normal el uso de pinturas al óleo, las que fueron reemplazadas posteriormente por pinturas sintéticas.

Técnicas de los murales artísticos
Fuente: Helene Vllleneuve

Dentro de la clasificación de murales encontraremos diferentes obras que se realizan en tela, soportes metálicos, lienzos u otros elementos que sirven como base y son rígidos. Estas grandes estructuras se fijas, una vez realizadas, a las paredes.

Murales tipo Trompe L’Oeil

El término francés Trompe L’Oeil significa literalmente ‘trampa para el ojo’. Se trata de un mural que se encuentra ubicado de manera que al verlo tengamos la sensación de estar frente a una imagen real. Se puede ver, por ejemplo, una puerta de tamaño original o se puede dibujar una ventana en un muro donde no la hay. En este tipo de murales se requiere mantener la escala y respetar los diseños lo más aproximados a la realidad posibles.

Murales con relieve escultórico

En este tipo de murales se realizan obras escultóricas directamente sobre él. En algunos casos se tratan de obras en bajorrelieve o en sobrerrelieve, esto dependerá del espesor en relación con el fondo de la obra. Normalmente se confeccionan en materiales como mármol, cemento o algunas resinas sintéticas especiales. Los artistas que se dedican a la creación de los murales con relieve escultórico se fijan mucho en la luz para que se destaque el relieve y se puedan disfrutar de las figuras modeladas en las paredes.

También te puede interesar:  Alternativas para revestir y decorar paredes