Ventajas e inconvenientes del edredón nórdico

1
256

El edredón nórdico ha supuesto una auténtica revolución en la ropa de cama, la idea procede de los paises escandinavos, donde se decidió utilizar la pluma natural para crear un elemento de abrigo, pensando que si resulta confortable para las aves a la hora de combatir el frio, también lo debe ser para los humanos y resultó ser un gran acierto.

 nordico recogido el corte ingles

Poco a poco se ha ido trabajando sobre la idea y se han creado rellenos sintéticos que imitan con bastante realismo la pluma y el plumón naturales, por lo que en la actualidad podemos elegir entre nórdicos naturales y sintéticos, teniendo estos últimos una gran aceptación por su precio más bajo, su mejor acondicionamiento para prevenir alergias, su mayor facilidad a la hora de limpiarlos y en definitiva una serie de ventajas, que dejan para los naturales poco más que el glamour de haber sido fabricados con pluma o plumón auténticos.

nordico abierto LoMonaco

El edredón nórdico además de lo mucho que abriga y lo poco que pesa, tiene otras características que hacen que su uso se haya extendido tanto y es que combinado con una funda nos permite prescindir del uso de sábanas y simplifica enormemente la tarea de hacer la cama, sólo tenemos que ventilar a diario, estirar un poco y la cama perfecta en un visto y no visto, con todo, el aspecto es más bien informal, de ahí que los más clásicos sigan prefiriendo el conjunto de sábanas y colcha-edredón para conseguir una imagen más seria y elegante.

Hay una gran variedad de firmas dedicadas a la fabricación de todo tipo de elementos para la cama como colchones o somieres, que también fabrican nórdicos de todo tipo, por ejemplo, Grupo LoMonaco, los precios son de lo más variables desde 50 hasta 500€, dependiendo de la marca y los materiales utilizados para la fabricación.

1 Comentario

  1. Discrepo en varios aspectos publicados en este artículo:

    1- Los nórdicos (evito la palabra edredón, que es otra cosa) sintéticos están a años luz de imitar el realismo de la pluma. Primero transpiran peor, acumulando gran parte de la humedad que desprende nuestro cuerpo, haciendo que probablemente por la noche nuestro cuerpo sude más, por lo que el descanso es peor.
    El plumón (si es de calidad), sin embargo es un perfecto aislante de humedad, pero tiene una magnífica propiedad de almacenaje de calor (sin humedad). Las plumas de las aves tienen esa característica, por lo que si el plumón es de buena calidad, no acumulará humedad y no nos hará sudar, por lo que mejora el descanso.

    2- Precios más bajos de los nórdicos sintéticos que los del plumón. Es obvio, ya que el precio de un material u otro es distinto. Hay que desconfiar de los nórdicos de plumón con precios baratos, ya que su relleno de plumón será de ínfima calidad.

    3- Los sintético son mejor para limpiarlos. FALSO. Hoy en día hay muchos fabricantes de nórdicos de plumón que fabrican los mismos para poder ser lavados en cualquier lavadora a temperaturas superiores de 50ºC o incluso 60ºC, llegando así a matar los restos de ácaros que hayan podido depositarse en el exterior del producto, ya que el interior (dónde está el plumón) ha pasado un proceso especial antiácaros en la fábrica. Ver siempre los certificados del producto.

    4- Los sintéticos previenen mejor las alergias. Craso ERROR. Si nos vamos al norte de Europa veremos que la gran mayoría de pediatras, dermatólogos, asociaciones de asma y alergias, desaconsejan los edredones sintéticos debido a que tienen más facilidad para tener ácaros, no evaporan la humedad, dando excesivos problemas de piel (dermatitis…) y en consecuencia hacer sudar más por la noche (ojo con las personas con dermatitis, asma…). Ahora bien hay nórdicos de plumón (los baratos y malos) que hacen lo mismo, por lo que recomiendo que se vean los certificados del producto. Un buen nórdico de plumón tiene certificados que avalan que es apto para personas con alergias, asma, y que ha pasado por un proceso antiácaros, pudiendo ser lavado además en cualquier lavadora hasta los 60º C.

    5- Discrepo en que la gente más clásica prefiera el conjunto edredón/colcha – sabanas y que el nórdico de plumón da un aspecto más informal. Hay multitud de firmas en el mercado que ofrecen fundas de nórdicos de plumón que visten la cama con lujo y un aspecto incluso mejor que la forma tradicional.

    Mi consejo es: Un buen nórdico de plumón, con un buen plumón (plumón de ganso blanco, procedencia del plumón: los mejores del mercado son plumón canadiense o siberiano). Observar los certificados.
    Evitar los nórdicos de 50 € o similar, ya que o sudaremos como pollos o pasaremos frío si retiene demasiada humedad y hace una temperatura inferior a 18º C en nuestra habitación.

    Un nórdico (mejor dicho edredón) sintético en comparación con un nórdico de plumón es como comparar un seat panda con un mercedes.

    En el mercado hay multitud de marcas. A mi personalmente hay 2 que me convencen. Una es duvedecor (la gama alta), buena calidad y acabados normales y la mejor que he visto en el mercado español es Temprakon, de la firma danesa (los daneses fueron los inventores de los nórdicos hace más de 500 años) Quilts of Denmark. Estos nórdicos combinan un excelente nórdico: un excelente plumón con un excelente acabado, todo ello con un tejido termoregulador de temperatura.

    En fin, esta es mi opinión de una persona que lleva en el mundo del textil (descanso) más de 20 años y que ha probado todo tipo de productos, evitando siempre los sintéticos, por supuesto.

Dejar respuesta