El verde es un color de los llamados frios que hacen los espacios, pintados con él, más grandes.

Es el color de la naturaleza e inspira tranquilidad y bienestar.

Para combinar con el verde eligiendo colores armónicos deberíamo elegir los colores anexos, de la ruleta del color, que son el amarillo y el azul.

Si por el contrario lo que quisiéramos es buscar el contraste, de la rueda de colores escogeremos los opuestos, los rojos y malvas.

No olvides los colores neutros negro, blanco o beige para suavizar o compensar.

Fuente: opendeco

Un besito, Mury

También te puede interesar:  Un revestimiento de paredes perfecto: el gresite