El verde es un color que no siempre resulta fácil para combinar, y menos todavía cuando se trata de decoración. Un verde demasiado estridente puede ser un error, demasiado oscuro puede ser agobiante…

Pero bien combinado, es un color que puede crear un ambiente muy cálido. Puedes elegir un mueble en color verde, por ejemplo, pero también puedes ser más atrevida con el verde, y elegir este tono para alfombras, para el papel de las paredes… O para los cuadros, en dos o tres tonos de verde, un acierto absoluto.

Te dejo unas cuantas imágenes en las que vas a poder comprobar lo bien que queda el verde en decoración.

Vía| Apartment Therapy

También te puede interesar:  Ideas para decorar en Pascua (parte 1)