Muchas veces no nos atrevemos a combinar colores en la decoración de nuestra casa, sobre todo si son llamativos, porque no tenemos muy claro si nos gustará el resultado. Lo cierto es que a veces, para ganar hay que arriesgar.

Y este es un ejemplo. ¿Te animarías tú a decorar tu casa en verde y fucsia? Posiblemente te lo pensarías mucho, a no ser que seas una fanática del color. Pues fíjate en lo bien que queda esa combinación de colores.

La base es blanca, pero hay detalles como las estanterías o los cojines del sofá en un verde muy llamativo y en fucsia. Y lo cierto es que me gusta mucho el resultado.

Claro, si la casa es pequeña, a lo mejor hay que abusar menos de los colores, pero aunque sea en cosas más reducidas, es una apuesta que también puede ser un éxito. A mí me convence…

Fotos de Chictip

También te puede interesar:  Tefal Luminance, el semáforo de tu peso