Si tienes una habitación de sobra en casa puedes adaptarla para crear un vestidor. Aunque no tengas el fondo de armario de Carrie Bradshaw, siempre puedes tener un rinconcito para tus vestidos y tus trapitos. Antes de ponerte a comprar muebles sin pensar, tienes que tener en cuenta algunos aspectos para aprovechar mejor el espacio.

Como te he comentado antes, puedes aprovechar una habitación vacía que no uses o bien, un rincón que haya en tu casa, como un rincón del baño o una esquina del pasillo. Con unos biombos o unas cortinas puedes aislarlo para que quede más recogido.

No te preocupes si no tienes mucho espacio, porque lo que le da el verdadero encanto al vestidor es el estilo que le pongas. Puedes ordenarlo con estanterías y dedicar cada altura a una prenda, o bien por estilos. También es imprescindible un perchero. Puedes colocar algunas barras colgadas del techo en forma de U y colgar de ahí tu ropa. Seguro que da un toque fantástico.

En cuanto a las medidas, lo mínimo que se despacha es de 55 centímetros de fondo y 90 de ancho. Aunque cada vez se tiende más a los espacios amplios. Lo ideal es ordenarlo todo en una sola capa de ropa, de manera que no haya que quitar cosas de la parte delantera para acceder a prendas que estén atrás. Pero si no te queda más remedio, organizándote bien puedes lograr varias medidas.

Que todo esté organizado es fundamental. Así, la lencería, los complementos y las cosas pequeñas deben ir en cajones o cajas. Si no quieres que parezca un armario soso, puedes comprar cajas en tiendas de decoración. Hay un montón de modelos, desde simples hasta lujosas, y combinándolas, puedes lograr un aspecto totalmente elegante.

También te puede interesar:  10 ideas para organizar la casa de manera fácil ¡no te las pierdas!

Y por último, que no se te olviden las luces y los espejos. ¿Para qué quieres un vestidor si no es para probarte la ropa con tranquilidad antes de salir? Aprovecha los huecos, las puertas y los rincones para los espejos y coloca luces naturales. Si imitan la luz de la calle, mucho mejor, porque luego puedes encontrarte sorpresas como un maquillaje recargado al maquillarte en interiores.