¿Vinilos en frigoríficos?, sí por favor

Como te decía en un post anterior los frigoríficos me producen una sensación de amor-odio dificíl de sobrellevar. Los vinilos para frigoríficos pueden ayudarnos a darle la estética que requieren.

La razón es su gran tamaño y la falta de estética que les encuentro, en especial a los de color blanco, ya muy vistos.

Yo el mío, que es un frigorífico normal y corriente, lo tengo panelado con las mismas puertas que la de los muebles de la cocina, osea camuflado para que no se vea.

Solo hecho una cosa de menos y es el poder poner  los dibujos de mis niños sujetos con imanes, porque para eso es único.

Aunque a veces lo de los imanes puede llegar a ser un peligro de horterismo.

Existen otras formas de disimularlo para que ganen en estética y dején de ser un simple mostrenco de electrodoméstico.

Los vinilos pueden conseguir que tu frigorífico se convierta en un soporte para una obra de arte, o para tener a tus seres queridos presentes en la cocina. Claro que si lo prefieres puedes tener un paisaje o cualquier otra imagen que se te ocurra.

Son tantos los modelos y las casas de vinilos que se dedican a este tipo de pegatina que ahora mismo no me decido por ninguna de ellas.

Lo que si he hecho es exponer un buen número de imágenes para que os podáis hacer una idea de la gran variedad de ideas que podréis poner en cualquier frigorífico sin importar el tamaño del mismo.

Realmente lo difícil va a ser decidirse por alguna de ellas.

También te puede interesar:  Vinilos de brujitas de Halloween

Como consejo,  teclea vinilo para frigoríficos en la red y elige. Primero desecha los que no te guste, luego escoge los que más te gusten y a partir de ahí ve eliminando los que menos te gusten de los últimos hasta que te quedes con tres o cuatro. Luego o buscas ayuda o lo echas a cara o cruz.