Los objetos vintage suponen la recuperación de lo mejor del pasado, lo retro en un nuevo contexto, un toque de antaño que dota a los ambientes de la delicadeza y de la sutilidad de los candorosos 50 y tempranos 60. Entre los objetos de esta tendencia, no hay como los platos. Son económicos y pueden poseer una gran de belleza.

 

 

platos en chocolate

 

De porcelana o vidrio, lisos o con rebordes y motivos en relieve. Constituyen un complemento ideal, solos o en colecciones, sean del mismo diseño o reuniendo piezas de diferentes servicios. Además de que nos permiten el juego con los colores más insospechados.

Como este set de cuatro platos en chocolate, un color difícil de combinar, pues carga de peso y opacidad a los ambientes. Sin embargo, se lleva asombrosamente bien con las maderas, y caldea los ambientes fríos.

Ideal para salones con muebles en nogal y otras maderas oscuras. Y estos platos vintage, con sus motivos en blanco y chocolate, son las piezas ideales para crear un foco de atención sobre una repisa de madera, o en el interior de alguna alacena.

Punto y aparte son los motivos art decó en cada pieza. En conjunción con la madera barnizada, ganan naturalidad, y se convierten en un toda una instalación que abre un portal hacia otros tiempos, siempre añorados.

También te puede interesar:  Casa minimalista de madera natural