Muchas veces hemos hablado ya de la infinidad de posibilidades que permite un espacio infantil a la hora de decorarlo… Prácticamente cualquier idea es válida, cualquier combinación de colores puede ser perfecta y cualquier elemento decorativo puede contribuir a crear un mundo de fantasía.

Hoy vamos a hablar de una idea original y con mucho encanto perfecta para integrar en una habitación o espacio infantil. Se trata de crear una pequeña exposición con sus propios dibujos.

cuadros con dibujos

A los pequeños les encanta dibujos, dar rienda suelta a todo ese torbellino creativo que llevan dentro y trastear sin parar con lápices de colores, témperas, pinceles… La idea es que aproveches esas pequeñas obras de arte que tu pequeño hace y las conviertas en parte de la decoración. Para ello sólo necesitarás algunas baldas que puedes colocar en cualquier rincón de la habitación o espacios de juegos y utilizarlas como expositor. Unos cuadros o marcos de diferentes tamaño que se ajusten a las medidas de los dibujos realizados por tu pequeño/a te ayudará a exhibirlos de una manera original y elegante, otorgando cierta importancia a esas pequeñas obras de arte. Además, el color reinará en los dibujos, por lo que ese rincón de la habitación se convertirá en un foco de atracción visual.

Es una forma sencilla y económica de introducir en la decoración de un espacio infantil un detalle original que, al mismo tiempo, encantará a los pequeños y los llenará de orgullo.

¿Te animas a crear en la habitación de tu hijo/a una pequeña zona de exposición?