Una cualidad de esos productos radica en la firmeza de sus materiales.

Para su elaboración se utilizan tableros de MDF, cubiertos con acabados tipo melanina en diferentes colores y texturas.

La ventaja es que el MDF no esta pintado, sino que esta forrado con la melanina y canteado con PVC, por eso queda herméticamente cerrado y ya no hay problemas de termita u otras plagas.

A diferencia de los acabados a base de madera, el MDF tiene la ventaja de resistir los embates de la humedad y de los cambios bruscos de temperatura.

El material es más resistente, como ya está procesado industrialmente, las resinas y los pegamentos ya no se mueven con los cambios climáticos o el agua.

El hecho de ser muebles “flotantes” no los vuelve más vulnerables, al contrario, cuentan con sistemas de anclaje reforzados para que aguanten su peso y más.

Otro dato interesante: su mantenimiento es sencillo, es suficiente un trapo apenas humedecido para quitarle la suciedad.

Se puede escoger una muy buena gama de colores, simplemente preguntando con tu proveedor, aunque las nuevas tendencias usan estos colores listados.-

Blanco

Negro

Rojo granate

Rojo cardenal

Azul hielo

Azul báltico

Café oscuro

Café claro

Verde olivo

Verde yellow

Verde limón

Naranja