¿Quién diría a simple vista que esto son unos altavoces? No os engañeis, nadie. Todos pensaríamos que son una lámpara, pero no, los milagros de la tecnología y el diseño hacen que un altavoz pueda ser así de elegante.

Se trata de una nueva línea de altavoces esféricos de Grundig que proporcionan un sonido totalmente envolvente en 360 grados. Su nombre es Audiorama 9000. Están compuesto de un tweeter de 1 pulgada, un par de altavoces para los bajos y un sistema que protege el sonido de los agudos.

Se puede elegir entre dos modelos y dos colores: para colgar en el techo o de pie, en color plata o negro. A pesar de todas estas bondades, la pega es el precio. 1.100 €, un lujo que en los tiempos que corren es difícil permitirse.

Más información: Grundig

Vía: Dialogo.com