El estilo Zen es el elegido para aquellos que buscan la elegancia y sencillez en decoración, pero sobre todo el equilibrio por encima de todo lo demás. Los jardines Zen son una muestra de ello, pero hay otras opciónes para tener un jardín con inspiración zen sin necesidad de rastrillos, piedras y arena.

camino zen

Una de ellas es este camino compuesto por rectángulos enmarcados en maderas, dispuestos de forma uniforme a lo largo del césped. No es sólo decorativo y se puede pasar sobre él ya que las losas de piedras soportarán las pisadas, y entre losa y losa, dentro del mismo rectángulo, podemos ver muchas piedras pequeñitas.

Una idea original y sencilla, aunque debemos mantenerla cuidada como vemos en la imagen.

Vía: Opendeco.es