Una terracita, por muy pequeña que sea, siempre se puede aprovechar y decorar. No es necesario que esté llena de trastos que no sabes cuando vas a utilizar. Con unos sencillos consejos conseguirás tener una terraza limpia y confortable donde pasar algunos ratos del ocio diario.

En primer lugar hay que librarse de todos los “chismes” que estorban, sacarlos a la basura y llevar a reciclar lo que sea necesario. Una vez hecho esto hay que pintarlo y revestirlo, y para eso existen muchas posibilidades pero esta ocasión la elección ha sido linóleo con imitación a guijarros y rejillas de pvc sobre los barrotes para aportar seguridad (es un material que requiere poco mantenimiento y es su instalación es sencilla).

En la rejilla podemos poner plantas, utilizando macetas que no tengan un gran tamaño y teniendo en cuenta el espacio del que disponemos. No hay que olvidar la ubicación dentro de la terraza ya que hay plantas que necesitan el contacto directo con el son y otras que no.

En función del tamaño se puede colocar una mesa o un simple estante colgando de la barancilla hacia dentro, acompañado de sillas, un sillón o incluso un chaise longue. Como ves en las imágenes, hay muchas opciones que no ocupan espacio y que quedan muy bonitas.

La elección de los colores y los accesorios apropiados serán la clave para lograr el ambiente que deseas crear, un ambiente alegra, cálido, romántico, acogedor, moderno, clásico…. sería el toque final para tener un espacio bonito y útil que ante no aprovechábamos para nada.

Vía: Decora Hoy