La decoración de los habitáculos pequeños suele ser complicada ya que a menudo solemos recargar demasiado habitaciones que apenas disponen de espacio y sabemos que el problema del espacio es una constante en nuestra sociedad.

Para evitar este efecto recargado hemos encontrado unos trucos que podrán hacer que la habitación parezca más grande de lo que realmente es: La elección de los colores es muy importante.

1. Pintar las paredes y el techo de color blanco o con colores muy claros para dar mayor sensación de amplitud.

2. La integración de espejos en la decoración es un recurso muy utilizado para aparentar un mayor espacio. El refljeo del ambiente y de la luz hará que el lugar parezca de mayor tamaño.

3. Poner la menor cantidad posible de muebles y adornos. Sólo lo necesario, no están permitidos los excesos.

4. Al igual que la paredes, los tonos claros en los muebles también dan amplitud. Se integrarán mejor con el ambiente y ayudarán a que éste parezca más grande.

Con estas recomendaciones no ganarás metros, pero sí sensación de amplitud para olvidarte del agobio y estrés que provocan los espacios reducidos.

Vía: Bien simple