Los cuadros son tan versátiles que incluso son una buena opción para dar personalidad a la cocina.

Se puede colgar uno solo o toda una serie. Las alternativas para decorar con cuadros son muy extensas, porque los cuadros pueden tener diferentes diseños o motivos. A la hora de decidir qué cuadros colocar en la cocina, puede tener en cuenta tanto fotos como láminas, dibujos hechos por tus hijos, postales, etc. Una buena idea es hacer una composición con diferentes cuadros que tengan en común algún tema, como flores y plantas, pero si prefieres no recargar la pared con demasiados cuadros, puede colgar sólo un cuadro de gran tamaño o con una ilustración que llame la atención.

Después habrá que elegir los lugares de la cocina donde colocar los cuadros. Los cuadros se pueden colgar en una pared, o simplemente apoyarlos sobre una superficie de la estancia, como pueden ser los fuegos, un estante o un armario. Un grupo de cuadros se puede colocar de forma vertical u horizontal en un muro, o bien de manera asimétrica, e incluso se pueden intercalar cuadros con otras piezas decorativas.

Fuente: consejos y decoración