Normalmente elegimos las fotografías que más nos gustan de nuestro familiares y amigos para decorar las diversas estancias de la casa, al mismo tiempo que los tenemos presentes en todo momento. Sin embrago lo que te proponemos en este post no consiste en elegir un portafotos a juego con la decoración ponerlo en un estante, sino en hacer una bonita composición con varios de esos cuadros o fotos.

mural con fotografías

Antes de comenzar a hacer la organización, debemos elegir nuestras fotografías favoritas, cuatro para ser exactos, y buscar un espacio en el que vamos a ponerlas. Sobre la chimeneas, encima del sofá, junto a muebles, etc…  Nos aseguramos de que tengan un tamaño entre 10.16 x 15.24 y 20.32 x 25.4 cm. Es conveniente que las fotos tengan la misma tonalidad (por ejemplo, todas en blanco y negro, en sepia o en color) para crear una senación de conjunto y unidad. En el centro podemos poner o bien otra fotografía grande o un dibujo, una pintura, una lámina… que quede bien en el conjunto.

En la imagen vemos el espacio completado con una frase en vinilo adhesivo. Si encuentras una que encaje en tu mural sería perfecto (también hay empresas que personalizan las frases).

Vía: Momoy.dot