Cuando a una casa le falta algo en su decoración solemos pensar de inmediato en las telas. Y muy especialmente en el modo en que están vestidas las ventanas. Nos esmeramos en la elección de sus caídas y visillos. Sin ellos la decoración no es lo mismo. Así que vale la pena invertir tiempo en su mantenimiento. Saber cuáles son esos consejos para alargar la vida a las cortinas. Algunos ni los imaginas.

 

alargar la vida a las cortinas
Fuente: NW Mobilier

Está muy bien ponernos al día en tejidos, colores y estampados y después trasladarlo a nuestro estilo particular. Seguro que nos encanta cómo han quedado las cortinas del salón, y los estores de los dormitorios infantiles. Pero es importante no olvidarnos de la parte práctica. En qué puede consistir su limpieza sin tener que salir corriendo a la tintorería. Alargar la vida a las cortinas con un plan que funciona realmente bien.

Alargar la vida a las cortinas: lección de principiantes

Fuente: Zara Home

Aunque suene algo exagerado alargar la vida a las cortinas puede empezar desde el momento en que las compramos. En la tienda tenemos una oportunidad de oro para leer con detenimiento su etiqueta. Nos dará una información muy valiosa sobre lo que más nos importa. Es decir, si ese tejido que nos ha cautivado admite ser lavado en la lavadora o a mano. O si debemos plantearnos una limpieza en seco. Y aún tendrá más datos de interés, como aclararte si se lleva bien con la lejía, con la secadora y con el planchado al vapor que tanto nos gusta aplicar a las prendas.

Fuente: Merci-Magazine

Cualquier truco y consejo suman cuando se trata de alargar la vida a las cortinas. Son de gran ayuda para que permanezcan como el primer día y cumplan su misión. Añadir un toque de estilo o lograr que las estancias se vuelvan más hogareñas porque has elegido la cortina ideal. Es la magia de las telas, ideales para salpicar de color y texturas las estancias principales. O componer rincones muy íntimos y envolventes a base de tejidos naturales y vaporosos.

También te puede interesar:  Organización en la Oficina

Cuidados llenos de mimo

Fuente: Leroy Merlin

Mimar bien estos textiles implicará prestar especial atención a su primer lavado. Es otra regla sagrada para alargar la vida a las cortinas. Y esto se traduce en cuidar cada tipo de tejido como requiere. Nuestras lonetas, piqués y algodones son los más fáciles. Podremos lavarlos a máquina, bastará con emplear el programa específico. Pero si hemos apostado por unas cortinas de terciopelo, tan chic y glamurosas, habrá que reservarlas para una limpieza en seco.

Y si hay algún modelo de poliéster en casa, el mejor consejo es lavarlo con agua jabonosa, a una temperatura tibia de unos 15-20 grados. Prohibidos los detergentes y la plancha. Por último, nada como tenderlo en un lugar bien ventilado, sin humedad, para un secado más natural y menos dañino.

La lavadora puede ser una aliada inseparable para alargar la vida a las cortinas. En concreto los programas para prendas delicadas suelen ir muy bien porque con ellos las telas no son castigadas y apenas se arrugan. Así que saldrán casi listas para colgar de nuevo en sus barras y otros soportes. Las caídas vaporosas de tu dormitorio, o los visillos de lino que acabas de estrenar en el comedor.

Trucos de costura: visto y no visto

Fuente: Leroy Merlin

A veces alargar la vida a las cortinas pasa por llevar a la práctica algunos consejos de costura sencillísimos pero que cumplen su misión. Entre mis favoritos está el de realizar un dobladillo doble a las caídas nuevas en cuanto las compras. Es un recurso de lo más practico para que puedan llegar a crecer en longitud si lo necesitas ante situaciones domésticas inesperadas. Puede ser que después de lavarlas hayan encogido un poco. O decides colocarlas más altas porque te gustan mucho más así. Quedan más estilosas.

También te puede interesar:  Espejos en zonas de paso

También puede ocurrir que te animes a vestir con ellas otras ventanas de la casa, jugar a renovar la decoración del cuarto juvenil, por ejemplo. Si su riel está a más altura no será ningún problema gracias a este dobladillo mágico. Tan fácil como descoserlo y listas para empezar una vida nueva. Además, este sistema te dará libertad para seguir utilizándolas aunque estrenes casa porque te las puedes llevar en el camión de la mudanza. Alargar la vida a las cortinas con ingenio.

El maquillaje, como el primer día

Fuente: BrandAlley

Nuestro plan de limpieza para alargar la vida a las cortinas también significa cuidar al máximo su color. Que no pierdan ni un ápice de su intensidad, ni de su alegría. A nadie nos gusta comprobar al mirar las ventanas que han perdido ese lustre inicial. Hay trucos que pueden servir de gran ayuda para evitar que los visillos y caídas de casa se vuelvan pálidos. Y uno de ellos consiste en sumergirlos en agua fría y añadir una mezcla de vinagre con sal. Una fórmula doblemente eficaz para que los tonos se fijen y al mismo tiempo no destiñan.

Fuente: Coco Lapine Design

Y ¿qué hacemos si de repente nos damos cuenta que las caídas blancas tienen un aspecto amarillento? Otra catástrofe doméstica bastante habitual. De nuevo acudir a los consejos domésticos de toda la vida pueden sacarnos del apuro con creces. El bicarbonato o el zumo de limón son perfectos para que recuperen su tono blanco. El secreto es hacer un preparado con detergente suave y alguno de estos dos ingredientes. Después llegará el momento de sumergirlos en agua templada con la mezcla, lavarlos a mano y sacarlos con bastante sol. Como ya has visto, alargar la vida a tus cortinas es todo menos difícil.

También te puede interesar:  Trucos para mantener los objetos de cristal relucientes

¿Sorprendido con estos consejos?

Compartir