Una amiga viaja constantemente a Gran Canaria y dice que Gran Canaria es increíble, que la gente es amabilísima, que es un sueño hecho realidad, y al mismo tiempo algo tan diferente a lo de siempre. Dice que la gente que viaja allí es diferente a toda la demás, personas realmente agradables en busca de algo totalmente original. No es solo que hace dos días acaba de llegar Gran Canaria o que haya nacido allí. Todo lo que me dice me alerta un poco acerca de su estado mental y me hace considerar lo beneficioso que puede ser un clima templado.

Hace frío y no tengo la suerte de mi amiga, el invierno no cesa, la nieve aparece y desaparece, el día es corto, llueve a veces y a veces asoma el sol. Por estos días la calle no es mi lugar favorito, en absoluto; sin que nada me lo impida mi piso es mi guarida y de allí solo salgo en ocasiones excepcionales. Controlo la temperatura a la perfección, a pesar de algunos espacios que se quedan fríos cómo la cocina, los baños y los pasillos, por ahorro.

Vale la pena tener algunos calefactores portátiles para poder dar un uso dinámico a la calefacción cuando no es necesario temperar áreas muy extensas, como solo una habitación. También existen los radiadores dinámicos que combinan materiales como la madera y la posibilidad de controlar el cada uno. Su aspecto además es muy discreto y lleno de estilo. Mayor información en la página Web www.i-radium.com