Un regalo parece mucho más bonito cuando está bien presentado, bien decorado y con colores. No hace falta que el papel sea muy brillante o incluso no hace falta ni que los compres, porque lo puedes hacer con bolsas de papel.


Las cintas pueden ser de todos los materiales, de diferentes colores, lisos o estampados, con calados, brillantes, con puntilla, etc… personalizarlo en función de la persona que va a recibir el regalo es una muy buena idea. Después puedes añadir algún lazo o, como vemos en las imágenes, hacer tu mismo/a algún adorno con punto.

Ya puedes poner manos a la obra.