Floating Bed, vuelve a los brazos de mamá

Me encantan las hamacas, parecen perfectas para echarse una siesta en verano, a la sombra de un gran árbol, con un suave vaivén que nos transporta a la lejana época en la que mamá nos acunaba. El problema es que no te puedes mover demasiado porque sino vas directamente al suelo y la tele-transportación se interrumpe de golpe.

Floating Bed, vuelve a los brazos de mamá 1

Por eso cuando he visto esta «cama flotante» me ha enganchado desde el primer momento. Es una superficie redonda, resistente y uniforme colgada del techo por un sistema de correas. Además se me ocurre la ventaja de que, si la correas soportan, puedes dormir acompañado/a, ya que es bastante amplia.

Floating Bed, vuelve a los brazos de mamá 2

También se puede utilizar como cama habitual en la habitación, pero yo no se si podría dormir una noche entera con el balanceo. Su nombre el Floating Bed y lo único malo es su precio: entre 2.800 y 3.500 dólares (2.400 y 2.970 €).

Más información: Floating Bed

Vía: Embelezzia

Ir arriba