Los nuevos conceptos que vienen en cuestión de diseño nos sorprenden cada día más, y como muestra de ellos simplemente mirad este objeto.

A simple vista nadie diría que es una lámpara o que ha sido diseñada para ser una lámpara, pero así es. Es una creación del diseñador israelí Ira Rozhavsky y se llama Fragile, una lámpara de suelo creada con una mezcla inusual de materiales.

El cristal templado y la silicona translúcida permiten que la estructura de la lámpara sea super flexible para que, de esta forma, el usuario pueda modelarlos a su antojo, creando infinitas formas y modelos para adornar su hogar.

La luces que bordean en la lámpara son luces LED blancas que aportan un toque de magia al diseño.
No sabremos si se comercializará pero de todas formas yo apuesto porque es un diseño un tanto arriesgado a la hora de decorar.

Más información en coroflot.com