IKEA devolverá el dinero por la compra de ropa de cama con plumas de aves vivas. La multinacional sueca Ikea confirmó ayer que algunos de sus proveedores en China han estado suministrando plumas obtenidas de aves vivas que ellos utilizaban para el relleno de almohadas, por lo que ha decidido rescindir el contrato con todas ellas debido al rechazo que sienten hacia cualquier tipo de crueldad animal.

Por este motivo devolverá el dinero a todos aquellos clientes que hayan adquirido ropa de cama con plumas de aves vivas y se sientan incómodos con su procedencia. Los afectados pueden dirigirse a los establecimientos de la empresa o acudir a ellos para cambiar el producto o para que se les devuelva el dinero. Sin duda, una brillante estrategia para evitar una crisis en su imagen como empresa productora de muebles.

ikea - ropa de cama con plumas de aves vivasAl parecer la investigación se viene desarrollando desde principios de mes  y tras las pruebas recabadas han decidido cesar su actividad con estos proveedores chinos implicados en el caso.

“Hemos visitados instalaciones de proveedores y sub-proveedores, así como granjas, donde se han realizado un gran número de entrevistas. Esta investigación no ha finalizado”

La compañía lamenta haber confiado en que sus acuerdos se estaban cumpliendo estrictamente en todo el proceso de fabricación, incluyendo granjas de aves en el campo. Alrededor del 80% de las almohadas y edredones de Ikea lleva un relleno de fibras sintéticas y/o naturales, mientras que el 20 % restante contiene plumas o plumón, principalmente de pato.

Antes estos hechos, Ikea ha anunciado que pondrá en marcha un sistema de trazabilidad  para los productos elaborados con pluma y plumón con el para garantizar la seguridad de todos los pasos en esta cadena de proveedores. Una buena idea para evitarse posibles crisis de imagen y marca por parte de la compañía.

Así que, si eres uno de los afectados, ya sabes cómo solucionar el problema, pidiendo que te devuelvan el dinero.