Poder incorporar la cocina al resto de tu casa es una verdadera maravilla, más aun cuando ni siquiera te percatas que la separación existe.
Una de las novedades en mobiliario es esta; poder amalgamar el estilo y diseño de los muebles del living a los de la cocina y que apenas puedas notar la diferencia en los electrodomésticos básicos como la heladera o el horno.
La idea es que la madera que utilices, en el caso de elegir este material, sea la misma que fue usada en las sillas del comedor o en los muebles del living, con el mismo acabado y la misma terminación.
Este sin dudas es un estilo fabuloso, provoca una verdadera continuidad en el hogar y lo mejor de todo es que sencillamente con una buena chimenea en la isla central puedes absorber los olores propios que tiene una cocina.

La idea a destacar es la colocación de mueble tal cual son los del resto de las habitaciones, propios para guardar vajilla o cristalería que permita la visualización hacia adentro y que tenga la suficiente delicadeza para que luzca impactante en tu cocina. El mejor lugar para colocar un mueble de estas características es en una de las paredes de la isla central donde lucirá magníficamente.
Poder crear ambientes homogéneos es una de las más importantes ideas que se vuelve a manejar en decoración.