Hasta las máquinas de estacionamiento pueden tener un diseño decorativo de look elegante y moderno. Esta máquina de actualidad alberga un expendedor de boletos que nos permite aparcar por un tiempo limitado.

El pequeño edificio, de modernas líneas, fue construido por el arquitecto Jean-Luc Fugier, quien incluye en el proyecto una ventana de quiosco, una pequeña oficina de asistentes para estacionamiento y un  baño.

El proyecto se encuentra en un pueblo fuera de Francia, a poco de Aix-en-Provence. Según los desarrolladores, este edificio se basa en la contradicción del control sobre estacionamiento y la seguridad al público. De esta forma se unifica un sencillo edificio, construido para el control y seguridad de los ciudadanos.

El objetivo era crear un edificio que resultara acogedor al público, esto aderezado con el propio paisaje que lo rodea nos lleva al concepto de una cálida cabaña. Los materiales son de naturales y ecológicos, cuya adquisición se realizó en el mismo pueblo y llevado a cabo por trabajadores de la zona.

Arquitectura sostenible que da sentido a la arquitectura, siendo capaz de cumplir sus objetivos ambientales establecidos.

Fotografía: Philippe Piron