La naturaleza humana es muy compleja, no es una nueva noticia, pero hoy se me viene a la cabeza porque aunque es primavera y el invierno se ha ido tengo la sensación de inconformidad de siempre. Yo, ingenua, pensaba que era la estación fría la que se me hacía sentir fuera de lugar y con deseos de correr lejos de todo, pero ahora que ya no hace frío siento que la primavera me ataca, me agrede. Claro que me gusta el sol, claro que me gustan las flores y la frondosidad de los árboles pero soy alérgica al polen.

Desde el primer día en que el sol asomó sentí la energía que hacía que mi cuerpo vibrara, ya pasado el segundo noté que los estornudos se hacían cada vez más frecuentes y contada una semana de la nueva estación he visitado la farmacia dos veces y cambiado de medicinas las mismas ocasiones. La naturaleza humana también es muy extraña porque alérgica he sido toda la vida así que no sé porqué me sorprendo o me decepciono. Ha sido siempre igual, solo que esta vez es ahora.

El mobiliaro para primavera se caracteriza por ser fresco y liviano. La silla 2form, diseñada por el estadounidense Daniel Bontrop, está construida con dos diferentes tipos de madera termo modelada. Su forma escultural está ergonómicamente diseñada que presta servicio de revistero bajo el asiento. Mayor información en la página Web http://danielbontrop.com