Cuanto placer sentimos cuando llega la hora del café: el primero al momento de despertarnos, el de media mañana que nos anima o el de después de la comida que endulza el gusto y nos llena de energía. Tomar café se convierte para nosotros en un rito que supone la realización de actividades determinadas, nos guía acerca de la hora del día o nos anuncia una actividad social, como las reuniones familiares y los encuentros con viejos amigos. No solo el preciso momento de tomarlo nos llena de bienestar: empezamos por comprar un grano seleccionado en nuestra tienda favorita o en el mercado de la esquina –donde somos ya tan familiares–, luego lo guardamos en recipiente heredado, lo preparamos en una cafetera que significa mucho para nosotros por lo nueva, por lo antigua o por moderna. Finalmente, lo servimos en las tazas, especiales por su tamaño, por su resistencia al calor, por su diseño; son viejas, nuevas, brillantes, están desportilladas o ninguna de las que tenemos es igual a otra y sin duda están llenas de recuerdos.

brigade

Para darle un carácter especial a las tazas del café la casa de diseño canadiense FURNI ha creado el set BRIGADE. Son cuatro preciosas piezas hechas en porcelana blanca y que se asemejan a los vasos de cartón en los que tradicionalmente lo tomamos fuera de casa, No solo eso nos recuerda a los autoservicios, también la bellísima base para colocarlas, hecha en nogal aglomerado y goma antideslizante, que le da un toque de distinción y unidad al diseño. Las tazas se pueden lavar en maquina y usar en micro-ondas. Mayor información en www.furni.myshopify.com.