No os preocupéis, no hace falta ser un erudito en la realización de mosaicos para poder hacer esta manualidad con la que conseguiréis una macetas fantásticas y muy elegantes para vuestro jardín o para el interior de la casa. Los materiales que vamos a necesitar son muy sencillos de encontrar y casi todos los tendremos en casa:

Materiales:

– vajilla de porcelana (algún plato, jarrón, etc…  que vayamos a desechar o no nos importe romper)

– toalla gruesa

– martillo

– pegamento de PVA

– lechada

– paño húmedo

Proceso:

En primer lugar debemos encontrar un lugar adecuado para trabajar, una superficie dura. Entonces envolvemos la porcelana con una toalla gruesa y la rompemos con el martillo hasta conseguir hacer piezas pequeñas para el mosaico.

Con el pegamento vamos adheriendo las piezas que hemos obtenido a la maceta, poco a poco y procurando que queden más o menos a la misma distancia uno de otros, combinando formas y colores. Primero podemos utilizar las piezas de colores y luego completar con las lisas, es una idea.

Dejamos secar, y cuando esté totalmente adherido lo cubrimos con la lechada. Limpiamos el excedente con un paño húmero y dejamos secar. Terminamos de limpiar con un paño seco.

Vía: imujer