Estamos acostumbrados a que los marcos contengan en su interior fotografías e imágenes pero ¿y si sirvieran para decorar una habitación sin nada en su interior? Combinados con una pintura lisa pueden ser una buenísima opción para decorar. Podemos incluir algo en su interior o dejarlas si contenido, pero de una forma u otra aportarán una visión diferente de la estancia.

marcos-colores

No hace falta que los compres en ningún sitio, sino que los puedes hacer tu mismo. Para ellos necesitas:

– molduras de madera (el tamaño depende de tí)

–  cola blanca o cola de carpintero

– lápiz

– semicírculo

– sierra

– pintura
– pincel

Proceso:

Coloca una de las molduras sobre una mesa y con el lápiz marca en un extremo el primer ángulo de 45 º. Luego haz lo mismo en el otro extremo invirtiendo el ángulo. Una vez marcado cortamos ambos ángulos con la sierra.

Para cortar la moldura paralela hay que seguir los mismos pasos y teniendo mucha precaución en que guarden las mismas dimensiones. Hacemos la misma operación con las molduras que faltan.

Una vez que tienes todas las molduras cortadas debes ensamblarlas. Para ello tienes que aplicar cola sobre el espesor de los extremos y unirlas de dos en dos formando un ángulo recto. Asegúrate de sujetar bien las maderas hasta que se sequen y ensambla las cuatro molduras para formar el marco.

Una vez que el marco este listo y seca la cola solo tienes que pintarlo del color que más te guste y colgarlo.

Vía: Hogar total