Splash es una divertida silla en la que parecerá que te estas zambullendo a cámara lenta en un gigantesco charco de leche. Es un diseño de Michael L. Wender que se inspiró en la forma que adquiere una gota de agua cuando choca contra cualquier superficie, aunque el sillón más bien reproduce la forma que adopta un líquido cuando un sólido impacta contra él. El efecto que reproduce el sillón se aprecia perfectamente en este vídeo.

Es el mueble perfecto para ambientes juveniles y vanguardistas, además de ser fácil de transportar y muy resistente. Está fabricada en fibra de vidrio y pintada con pintura brillante y lavable. Por ahora no sabemos si se quedará en un prototipo o saldrá a la venta, ya que tampoco hemos encontrado ninguna web del diseñador, pero estaremos atentos.

Vía: Espacio Hogar