Una fiesta está pensada para divertirse ¿verdad? Pero la diversión termina cuando la fiesta es en casa, los invitados se van y los encargados de recoger somo nosotros.

A través de The Design Blog hemos encontrado una buenísima idea para hacer esta tarea más sencilla. Lo único que necesitamos es una gran placa de cartón o de otra material que se pueda perforar. En Idealist nos lo explican paso a paso, e imaginamos que pronto lo comercializarán, pero también podemos intentar hacer uno en casa.

Cuando hayamos conseguido la placa la agujereamos, con huecos lo suficientemente grandes para que entren latas de cerveza y de refrescos. La finalidad es que los invitados depositen sus botes vacíos en estos huecos para que no estén tirados por el suelo para posteriormente llevarlos al contenedor de reciclaje.

Me parece una buenísima idea, pero le veo un fallo. ¿Que pasa si los botes no están del todo vacíos? Se verterá todo el contenido y entonces será peor el remedio que la enfermedad.

Más información: Idealist