Ser un amante del billar y no tener espacio en casa es casi una maldición, pues ya sabemos que una mesa de billar no es igual que una mesa de pin-pong la cuál podemos plegar y guardar en un rincón. Sin embargo hemos encontrado, a través de No puedo creer… una curiosa forma de mantener el espacio que necesitamos en el salón y al mismo tiempo tener espacio para una partidita de billa. Se trata de un sistema de elevación que instala la empresa Stage Engineering, dedicada al montaje de escenarios para espectáculos, y que permite que la mesa aparezca del suelo.

El problema es que esto no se puede hacer en una casa cualquiera, por ejemplo en un piso, y seguro que el precio de la instalación no es precisamente barato.