No asocio las luces de neón con el uso doméstico sino con la iluminación comercial. Si tengo que pensar en un espacio caracterizado con su luz pensaría en un gran supermercado, un hospital o una escuela. Como se puede inferir no son mis favoritas y solo las uso en casa es espacios como cocina y baño porque se hace necesaria; ilumina con mayor claridad y más intensamente que las bombillas de luz amarilla y el ambiente aséptico que crea esta muy bien recibido en esos dos lugares.

No asocio las luces rojas con el uso doméstico sino con la iluminación de un comercio muy especial que no me es habitual y sobre el cual tengo reparos y prejuicios. También la podría asociar con discotecas pero de esas a las que yo nunca iría. Algo de la navidad usa también luces rojas, pero son muy notorias por el contraste con las luces verdes, azules, blancas y amarillas. No me habría imaginado que una lámpara de neón roja pudiera tener tan buen aspecto como el modelo DIAVA.

Imagen 2

DIAVA, de la casa rusa de diseño MANWORKS, es una sorprendente propuesta que mezcla la intensa luz que una lámpara fluorescente tiene con la fuerte presencia estética que una escultura posee. Esta simple pero compacta lámpara de noche está construida con dos tipos de vidrio, uno transparente, que hace veces de marco y formato, y otro coloreado de rojo, que reproduce la forma de una lámpara tradicional y guarda en su interior la bombilla de neón. El resultado es una poderosa y simple lámpara fluorescente para la noche. Mide 19,5 cm x12, 5 cm x 3 cm. Mayor información en la página Web www.manworksdesign.com