Utiliza distintos tonos de verde entre si para conseguir mezclas ricas e intensas. En todas sus variedades, este color ofrece multiples posibilidades de combinación para lograr diferentes sensaciones.

Las paredes en verde claro quedan mas discretas de lo que pueda parecer en un principio, además, crean armosferas apacibles y relajadas, perfectas para un salón, el baño o la cocina.

Por ser una tonalidad tan luminosa, también resulta un marco excelente para exhibir cuadros, ya que resaltara sus colores. Por otro lado, confiere un aire liviano, espacioso y alegre a su hogar.

El color verde realza la belleza de los muebles fabricados con madera en tonos rojizos, como la caoba o el cerezo. Del mismo modo, este tono y el mobiliario en color chocolate crean un excelente binomio.

Los muebles en tonalidades claras, como el blanco, destacan mucho sobre el verde, pero ojo: Es necesario agregar detalles mas oscuros para romper con la monotonía cromática.