En casa o en la oficina usualmente tenemos un dispensador de agua pura para poder refrescarnos cada vez que lo necesitemos. Es usual que un vaso nos acompañe en la realización de nuestras labores, un café negro o con leche. En general, beber, además de refrescarnos, oxigenarnos e hidratarnos, nos ayuda a podernos concentrar en tareas que realmente lo requieren como la lectura o la escritura. Está comprobado que tomar un vaso de agua mientras redactas correos electrónicos o respondes una larguísima encuesta reduce los niveles de ansiedad y nos permite cumplir con la tarea. Los dispensadores están bien, pero podríamos tener uno que además de fácil de usar sea bello. Siempre queremos lo mejor en nuestros espacios.

Imagen 4

El dispensador diseñado por la casa japonesa KIOUEI DESIGN se llama GLASS TANK lo que quiere decir “tanque de vidrio” y es realmente lo que es. El concepto del diseño era el de crear un gran vaso para quienes no paran de beber. Consiste en un tanque hecho de vidrio resistente al calor del que en su parte más inferior se desprende una copa de buen tamaño y amplia boca. Cuando la cantidad de líquido de la copa se va reduciendo más liquido fluirá desde el tanque debido a la presión del aire y del agua. Nunca se derramará y jamás estará vacío. Su peso es de 210 g, y mide 22 cm de alto, 8 cm de diámetro y 13 cm de ancho. El bellísimo objeto es perfecto para ofrecer bebidas en una recepción o para ponerlo justo al lado del escritorio en la oficina de nuestro esposo. Mayor información en la página Web www.kyouei-ltd.co.jp.