El 2010 se plantea como un año de grandes cambios, y grandes gastos. Cada vez que en la fecha se desliza del dígito 09 a 00 dando cuenta del año, los movimientos propios del cambio de década no se hacen esperar. Vemos y oimos en radio, prensa impresa, televisión e Internet, especiales recopilatorios con lo mejor, y lo peor, de los primeros diez años del siglo XXI; las fotos más impactantes, las crónicas más logradas, las noticias más importantes, los personajes más exitosos, los más ricos, los más famosos, los que murieron y los que nacieron. Todo gira en torno a lo pasó y fue relevante en el tiempo que acaba de pasar y sin que nos diéramos cuenta.

Me imagino los costos que va a suponer el tener que cambiar de televisores teniendo en cuenta que los de casa no son muy recientes. Por ejemplo el que más quiero lo recogí en la calle; alguien lo tiró pero aun sirve. Se ve a color –la verdad se ve entres colores-, tiene perilla para cambiar los canales y solo modo VHF, nada de tecnologías UHF –todo esto parte del lenguaje arcaico a los que nos empuja el frenético desarrollo de los medios de comunicación y de las tecnologías que ahora los soportan.

¿Qué hacer con mi televisor antiguo? Es tan bello, lo tiene todo: es retro, es vintage, su diseño corresponde a la década de los años setenta. Lo pondré de mesa auxiliar y al respecto del nuevo TV que debo comprar, para recibir el futúro, me he decidido por el LCD RETRO, diseñado por Tej Chauhan para la manufacturera Humax. Se trata de una LCD en un estilo retro años cincuenta pero con la tecnología del siglo XXI. Mayor información en la página Web http://www.humaxdigital.com