Con tan solo algunas sencillas claves podremos disfrutar de la mejor decoración en nuestro cuarto de baño. Para comenzar muchos de los baños son de reducidas dimensiones, por ello elegiremos con cuidado la pintura que deseamos aplicar.


Recuerda limpiar muy bien la superficie antes de pintarla. Los colores claros como blancos, beige o gris suelen agrandar el espacio y aumentar la luminosidad del mismo, cosa que viene muy bien para los que disponemos de pocos metros cuadrados.

Pero si te gustan las paredes oscuras, siempre puedes pintar el techo de claro para crear la perfecta armonía y no reducir demasiado el ambiente. También podemos pintar solo alguna pared de un color oscuro y las demás en tonos claros.

La elección de los accesorios se debe cuidar al máximo, pues de estos depende en gran parte el resultado final. Seleccionaremos aquellos que combinen y contrasten con los colores aplicados en paredes y techos.

Recuerda que podemos jugar con los textiles y todos los accesorios para baño como jaboneras, cepillos de dientes, cortina, toallas, papel… incluso podemos ayudarnos a combinar con la tapa del inodoro.

Los detalles son ideales para las decoraciones. Por ejemplo ubicar una pequeña cesta a los pies del inodoro, con una tela a juego con el resto del baño y colocar dentro los rollos de papel.

Otro detalle esencial son las plantas, recuerda que el verde da alegría y vida. Las plantas son portadoras de alegría. Podemos ubicarlas en cualquier rincón, en el suelo, techo, en alguna superficie o en una estantería.

Las velas y accesorios de cristal son la pareja perfecta. Piensa que el vidrio ofrece una imagen dinámica y versátil de un ambiente. Su transparencia hace que la luz reflejada cree formas distintas y esta misma transparencia evita un excesivo recargo en tu decoración.