Realmente no sabemos quién es lori’s pero lo que si sabemos es que su porche ha sido sometido a un cambio radical o “extreme makeover” que dirían por tierras americanas. No es que estuviese mal en madera, pero el color blanco le aporta más calidez.

A pesar de que es una recinto exterior a la casa con muchos ventanales y mucha luz, el color blanco le aporta aún más luminosidad, haciendo que el verde del exterior resplandezca bajo el sol.

Todo en el interior a pasado a ser blanco, incluso el mueble y los platos. Todo, excepto un jarrón de flores que no hace otra cosa sino acrecentar el contraste del blanco con el exterior arbolado, y una silla de un tenue color azul.

Vía: Design Sponge