¿Qué podemos aprender del diseño y la decoración? Es fácil reconocer que ninguno de los dos temas es ajeno a la vida de todos porque cada producto que consumimos, desde los alimentos del mercado hasta los coches, se presentan con una propuesta estética que busca seducir. También es cierto que el tema ha sido desvirtuado debido a esa misma función que le ha dado el comercio. Yo creo en la importancia del conocimiento y valoro enormemente las cualidades formales de todo lo que me rodea.

El diseño de un espacio o de un mueble toma en cuenta factores como la utilidad, la calidad y la apariencia, por supuesto. Ocasionalmente incluso las personas más profundas, serias y graves se sienten atraídas por objetos que aunque no parecen grandes obras de la estética si son perfectas en su fabricación, en la selección de los materiales y en la manera en la que sirven. Ese es el buen diseño y la mayoría de personas está propensa a verse afectada por él.

El gusto es subjetivo, eso es sabido, pero debo decir que para mí un ejemplo de diseño perfecto es la estantería QUADRA diseñada por el originario de Singapur, Lui Honfay. Este ejemplo representa por completo el poder y la inventiva del diseño y su capacidad de hacer de algún modo mejor los objetos que ya han sido vistos y resueltos hace mucho. Mayor información en la página Web http://www.idasia.org