Si quieres tener suficiente espacio para almacenar cosas y dar a la vez un toque especial a tu hogar, te recomendamos los de estilo vintage. Estos muebles, aun siendo de gran tamaño resultan totalmente útiles.

Las cómodas, armarios, aparadores... que todavía podemos contemplar en las casas de nuestros padres o de nuestras abuelas, son fantásticos para volverlos a pintar en tonos atrevidos (rosa, azul, verde…) y dar así un fantástico toque a tu casa con mucho encanto. Son piezas clásicas que contrastarán totalmente,  efectuaremos al mismo tiempo,  un papel de reciclaje y daremos un nuevo uso a estos preciosos muebles, los cuales, tienen mucha capacidad y nos harán un papel de almacenaje perfecto.

Antes de efectuar cualquier elección sobre uno de estos muebles, piensa primero qué quieres guardar en él, cuál va a ser su utilidad. Si va a ir destinado a un dormitorio, los cajones para guardar ropa, han de tener unos 35 cm de fondo, si vas a colgar, necesitarás unos 60 y si estás destinado a la vajilla, cuenta con unos 40 de profundidad, aunque si son libros, con 30, será suficiente para que estén ordenados.

Los colores, también dicen mucho de un mueble, por ejemplo, si lo pintas en rosa, el estilo será romántico. Si te gustan más los tonos metalizados, estos se utilizan para rellenar ambientes, aplicando algún dibujo o letras en vinilo, le darás un nuevo uso. La técnica del esténcil es ideal para realizar esta transformación.

Los armarios orientales, tienen diversas utilidades, como mueble de televisión, como armario en el dormitorio o para guardar la vajilla en el comedor.

Fuente: decora ilumina