La lámpara Black Flower es uno de esos diseños versátiles que permiten ser utilizados de varias formas en función de nuestras necesidades y gustos decorativos.

black-flower3

En este caso se trata de una lámpara con forma de flor (como su propio nombre indica) compuesta por dos partes: las hojas y el centro de la flor, lo que en el colegio aprendimos como pístilo. Bien ese pístilo sería la pantalla de la lámpara y dentro de la que irá la bombilla, está hecho de plástico.

black-flower1

Las hojas serían cuatro en este caso y están creadas con poliester y fibra de cobre. Son flexibles y por tanto podemos moverlas hacia distintas posiciones para instalar la lámpara. Si las colocamos de forma que la flor quede cerrada la podremos colgar del techo y si las abrimos como si estuviese florecida podremos usarla en la mesilla o incluso en el suelo, dependiendo del tamaño de ésta, ya que las hay en varias dimensiones.

black-flower2

Es una creación del sueco Fredrik Färg, que también ha pensado en la creatividad de los usarios dejando que sean ellos los que decidan las forma final de la lámpara.

Más información: Fredrik Färg

Vía: Yanko Design