¿Qué mejor manera de relajarse que tumbarse en una cama al aire libre disfrutando de la naturaleza y de todo lo que nos ofrece? Cuando llega el buen tiempo en primavera o incluso verano, si dispones de un jardín o de una terraza amplia estoy segura que te gustará disfrutar de ella después de un duro día de trabajo. Y es que los espacios exteriores de un hogar cargan las pilas y además si sabes decorarlo con los muebles apropiados será mucho mejor para disfrutar del máximo confort.

¿Y qué mejor confort que disfrutar del aire libre tumbado en una cama de exterior? Seguro que de sólo pensarlo ya te está apeteciendo, ¿verdad? ¡No me extraña! Y es que echarse la siesta en el jardín es todo un placer.

Un ejemplo de cama para el jardín es la cama colgante y sin duda es una de las mejores opciones porque el suave balanceo que te ofrece hará que estés mucho más relajado y te ayudará a dormir. Además al estar colgando y no estar en contacto directo con el suelo es más cómodo puesto que evitarás posibles intrusos (hormigas por ejemplo) o el olor a humedad del suelo. Una cama colgante la puedes realizar tú mismo mediante palets, cojines grandes para la función de colchón y cadenas o cuerdas fuertes para colgarla.

cama dosel

También existen modelos de camas cubiertas que son ideales para protegerte del sol sobre todo en los meses de verano cuando la hora de la siesta es bastante calurosa y los rayos demasiado intensos. Por supuesto no pueden faltar las camas con mosquiteras o con dosel también muy prácticas y elegantes que harán de tu jardín un lugar especial.

En el mercado podrás encontrar estupendas camas para exteriores que seguro que te encantarán y acertarás en tu elección. ¡No dudes en adquirir una!

Fotografía: www.archiexpo.es