Como muestra del ingenio humano y de la muestra de que el ser humano piensa, estos modelos no están mal pero, realmente, en cuanto a comodidad se refiere dejan mucho que desear.

Estas camas de diseño son más un instrumento de tortura que un mueble destinado al descanso. El primero de ellos es un diseño del estudio Tovdesing y se llama Aije.

El segundo de ello aparece en TechEblog, pero no conocemos la privilegiada mente que lo ha ideado.

Vía: WebUrbanist